Las Dos Torcacitas

Título: Las Dos Torcacitas

Autor: Luis Bustillos Sosa

Categoría: Un Cuento Infantil

Esta linda historia es un cuento infantil que está dirigido especialmente para los niños; aun cuando su contenido pueda también despertar el interés de jóvenes y adultos. Esperando que disfruten de este bonito relato, a continuación se los presentamos.

En las afueras de una ventana, en una casona de alto se encontraban dos lindas avecillas. Se trataba de una pareja de torcacitas que construía con empeño un nido. En ese lugar verían nacer a sus hijitos, a quienes cuidarían y protegerían de cualquier peligro con mucho amor.

Había iniciado el verano y el sol pegaba con fuerzas; pero aquello no impedía que ellos trabajaran sin descansar. Cuando al fin terminaron su hogar, se sintieron más felices y luego… consumaron su amor.

Un Cuento Infantil - Las Dos Torcacitas

Pasaron los días y la torcacita empollaba dos huevitos con gran cariño y dedicación. Su compañero la cuidaba de cerca, cuando la veía cansada y con hambre, tomaba su lugar. Entonces, ella salía a buscar comida y luego regresaba para seguirles dando el calor de madre a sus futuros bebés.

Las Dos Torcacitas es un cuento infantil corto escrito por Luis Bustillos Sosa

 

Después de unas semanas, dos bellos pichoncitos llegaron para alegrar la vida de sus padres. Era el momento de redoblar esfuerzos para criarlos sanos y fuertes. Mamá y papá en sus salidas aprovechaban para cazar insectos que servían de alimento para sus polluelos.

Todo iba muy bien hasta que un día el cielo se oscureció y una tormenta azotó la ciudad. La torcacita cubría a sus pequeños con gran valor, si era necesario dar la vida por ellos lo haría… estaba dispuesta a todo.

Cuando el temporal pasó; la madre se llenó de tristeza al mirar a uno de sus pichoncitos sin vida, había muerto de frío. Su compañero la consoló haciéndole ver que aún les quedaba por quién luchar.

Pasaron los días y ahora los dos cuidaban a su hijito, cada vez estaba más grande y sus plumitas empezaban a cubrir el cuerpo. Los padres seguían turnándose para alimentarlo y cuidarlo; se respiraba la felicidad en aquel hogar.

Pero volvió el mal tiempo y una monstruosa tromba llegó a la ciudad. Las enormes gotas y las corrientes de aire golpeaban agresivamente en la ventana. Las torcacitas trataban de resistir valientemente ante la furia de la naturaleza, era un claro ejemplo de lo que son capaces de hacer los padres por sus hijos; pero no pudieron soportar más y el viento los alejó del nido.

Cuando volvió la calma, regresaron a buscar a su pequeñín; pero ya nada se podía hacer… estaba muerto. Los padres sintieron morirse de tristeza y después de unos días abandonaron el lugar, quizá para olvidar.

Pasaron varios meses y llegó la primavera, entonces decidieron regresar a su antiguo hogar. Con gran ilusión y empeño reconstruyeron su nido, volvieron a tener huevitos y a empollarlos.

Ahora se les puede ver que andan enseñando a volar a su nuevo pichoncito en la terraza de la casona, quizá la anterior experiencia les ha dejado alguna lección, también saben que todo sacrificio merece una recompensa y que cómo padres si fuera necesario; darían la vida por sus hijos.

Este es un cuento infantil corto que resalta cuan especial y puro es el amor de padres hacia los hijos. Si te agradan las historias lindas que nos ofrecen mensajes bonitos de reflexión, te invitamos a regresar a nuestro sitio, en donde seguiremos publicando más contenido de tu interés.

Deja tu opinion y comparte!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *